La profesora salió del salón y sus alumnos comenzaron a copiar… todo cambió cuando miraron hacia el techo







El tuit de un estudiante sobre la profesora que los espiaba desde el techo mientras copiaban en un examen se vuelve viral. Y es terrorífico y gracioso a partes iguales

El que haya superado su etapa de estudiante sin haber tenido algún tipo de tragicomedia tratando de copiar en un examen, muy a mi pesar, no puede decir que ha tenido “vida de estudiante”. Hasta el mejor de los alumnos se ha anotado alguna que otra vez una pequeña pista en la muñeca o entre los dedos de las manos por miedo a que le falle la memoria.

Copiar, es un arte, y como cualquier arte, la perfección requiere esfuerzo. Subrayar una a una todas las fotocopias minimizadas de tu libro de historia del arte, grabar a punzón todas las fórmulas del segundo cuatrimestre de física en tu boli Bic, escribir con boli unas notas muy disimuladas en el respaldo de la silla del compañero de delante… el buen chuletero, como el buen estudiante, llega al examen preparado.

Cuando uno se presenta a la prueba sin conocimientos, ni chuletas, y con una mano delante y una detrás, acaba recurriendo a la más ruin de las técnicas para copiar: pedirle a los compañeros que te soplen las respuestas, poniendo en riesgo tu nota y la suya. En esos casos, solo queda la esperanza de que un profesor excesivamente confiado o que ha perdido la pasión por su oficio se largue de clase a medio examen dejándoos copiar a vuestras anchas.

Eso fue lo que le pasó al tuitero Joseph Morales, solo que pronto reparó en que su profesora no se había ido tan lejos como todos pensaban…