Decidió alimentar a su bebé sin un gramo de azúcar, no podrás creer los cambios.

Desde que nació, su madre la llevó por el camino de la dieta “paleo” que incluye pescado, huevos, frutas, entre otros alimentos.

Pensar en un niño que no consume azúcar, es algo que hace explotar nuestras mentes. No porque esté bien, sino que estos dos conceptos han estado entrelazados durante largos años. Las celebraciones de cumpleaños de niños están repletos de cosas azucaradas, basta con ver esas piñatas gigantes llenas de dulces que los pequeños aman reventar para comenzar una lluvia de azúcar.

Durante los últimos años, múltiples informes, estudios e incluso documentales, como Fed Up de Netflix, han apuntado negativamente hacia el azúcar, diciendo que es perjudicial para la salud ya que puede afectar a nuestro cerebro, según consigna The Guardian. Incluso un estudio del British Journal of Sports Medicine puntualiza que es tan adictiva como la cocaína.

Como resultado, varias personas en el mundo han optado por quitar el azúcar de sus dietas y la de sus hijos pequeños.
Eso fue lo que precisamente hizo la madre de Grace Cooper, una niña que nunca ha comido ni un solo gramo de azúcar procesada en toda su vida.

Shan Cooper, habló con el portal Daily Mail, cuando su pequeña tenía solo 13 meses de vida. En aquella entrevista, contó que su hija seguía una dieta denominada “paleo”, la cual prohíbe los cereales y los productos lácteos a favor de los alimentos que los hombres de las cavernas pueden buscar, como la carne, el pescado, los huevos, las frutas y las verduras.

Una comida que Grace puede consumir en la mañana podría incluir huevos fritos en aceite de coco con vegetales asados ​​como batata, zanahorias, papas y brócoli al vapor, más un cuarto de aguacate y una pequeña bola de chucrut.

La madre de Queensland dijo al sitio web en su versión australiana, que Grace “pasa mucho tiempo con otros niños que están enfermos, que tienen nariz mocosa, toses, resfríos, pero simplemente ella no se enferma. Creo absolutamente que una dieta rica en nutrientes le está dando un sistema inmune fuerte“.

Tras años luchando contra las alergias a los alimentos Shan diseñó su dieta eliminando lácteos, gluten y finalmente alimentos procesados. “Me cansé de no sentirme bien”, le dijo a Daily Mail Australia.
Y cuando nació su pequeña hija, era natural llevarla por ese camino. Junto con la dieta paleo, amamanta a su hija dos veces al día.

La madre fue tajante y dijo que cuando su hija creciera, la dejaría comer dulces si la invitaban a un cumpleaños. Ya pasaron 3 años desde aquella conversación y Grace dejó de ser un bebé para convertirse en una niña, que asiste a la escuela y tiene amigos. Su madre Shan, dijo que cuando ella fuese lo suficientemente mayor como para entender lo que le gusta y lo que no le gusta, no va a forzar una dieta estricta.

A juzgar por el Instagram de su madre, donde comparte recetas y capturas de su estilo de vida saludable, vemos que la pequeña sigue las enseñanzas de su madre. Si bien come dulces, consume unos en versión saludable que ella misma cocina junto a su madre.